Medio Oriente: cuarto día de bombas y cohetes

La escalada de violencia cerró su cuarto día de bombardeos israelíes y ráfagas de cohetes de Hamas y la amenaza de una ofensiva terrestre que augura más muerte y destrucción en los próximos días, sobre todo en el enclave palestino. Más temprano el ejército israelí había movilizado tropas hacia la frontera con Gaza y el gobierno de Netanyahu había anunciado un importante despliegue de fuerzas de seguridad en las ciudades con población de mayoría palestino-israelí.

«Tenemos unidades terrestres que están preparadas y se encuentran en varias etapas de preparación de operaciones terrestres», declaró Johnathan Conricus, portavoz del ejército israelí. En sintonía con este anuncio, el general Hidai Zilberman afirmó que cancelaba todas las licencias de fin de semana para las tropas de combate para prepararse ante una posible operación terrestre contra Hamas y otros grupos palestinos.

De acuerdo con Zilberman, enviaron a la frontera con Gaza tres brigadas integradas por entre cuatro y cinco batallones de unos mil soldados cada uno. El ejército israelí también convocó a siete mil reservistas (la mitad compuesta por tropas de fuerza aérea, artillería y unidades médicas, y la otra mitad para ocupar puestos administrativos y de inteligencia), según informó el diario Times of Israel.

El ministerio de Salud de Gaza informó este jueves que la cifra de palestinos muertos asciende a 103 personas, entre ellas 27 niños. Además, 580 personas resultaron heridas en los ataques aéreos desplegados desde el lunes en la franja costera. Mientras que siete israelíes murieron hasta ahora por los cohetes, entre ellos un niño de seis años y un soldado, además de decenas de heridos.

Netanyahu visitó este jueves la ciudad de Lod, ubicada en la periferia de Tel Aviv. Lod es una denominada»ciudad mixta» por su importante población palestina y es el epicentro de la protesta árabe dentro de Israel. Desde el martes se encuentra bajo toque de queda. En las llamadas ciudades mixtas se presenciaron ataques entre palestinos de nacionalidad israelí e israelíes, incluyendo incendios de automóviles y propiedades.  En Lod, un hombre judío fue apuñalado en un ataque por grupos árabes, según aseguró la esposa de la víctima. En Jerusalén, un palestino de nacionalidad israelí fue apuñalado en un mercado de la ciudad.

El premier israelí advirtió la posibilidad de llevar adelante medidas más severas, entre ellas la detención administrativa de la mayor parte a la población palestina. Esta práctica consiste en detenciones sin cargo que pueden durar hasta seis meses, una herencia de la época en la que el Imperio Británico controlaba Israel y los territorios Palestinos entre 1920-1948.

Enfrentamientos en las calles

Este jueves la policía israelí pidió a los padres “asumir la responsabilidad” de sus hijos para que no participen en los enfrentamientos violentos que se producen desde el lunes. Grupos de derecha se mueven a través de las redes sociales para planificar ataques contra árabes en Jerusalén y en otros puntos céntricos de la capital. Según informó el matutino Haaretz, los activistas son de organizaciones como la ultraderechista Lehava y La Familia. Por su parte, el jefe de Lehava, Benzi Gopstein llamó a sus partidarios a acudir al barrio  Sheikh Jarrah en Jerusalén para ayudar a los colonos judíos a defenderse de los atacantes palestinos.

Según informó el diario israelí Haaretzen el barrio de Hatikva en Tel Aviv, hubo enfrentamientos entre activistas de derecha y periodistas y residentes árabes en una manifestación antiárabe donde un camarógrafo de la agencia estatal Kan fue agredido físicamente por los manifestantes. Este tipo de ataques fueron registrados en varios puntos de la región.

Ataques a aeropuertos

Desde la Franja de Gaza Hamas lanzó cohetes a los principales aeropuertos israelíes y dos de las principales aerolíneas estadounidenses suspendieron los vuelos hacia la región. Las compañías aéreas estadounidenses United Airlines y American Airlines dijeron que sus vuelos de Estados Unidos hacia Israel habían sido cancelados hasta el 15 de mayo. Los cohetes que impactaron contra el aeropuerto de Tel Aviv (centro) y el de Ramon (sur) son sólo algunos entre los cientos lanzados desde Gaza contra Israel por Hamas y el grupo Yihad Islámica.

Luego de que varios cohetes cayeran cerca del aeropuerto de Tel Aviv, autoridades israelíes ordenaron este jueves desviar vuelos desde allí al aeropuerto de Ramon, ubicado cerca de la ciudad de Eilat, sobre el mar Rojo. El vocero, Abu Obeida, del brazo armado de Hamas, reclamó que «las compañías aéreas internacionales cesen de inmediato sus vuelos a cualquier aeropuerto de la Palestina ocupada».

Cohetes desde Líbano

Este jueves también fueron lanzados tres cohetes desde la zona sur del Líbano a Israel aunque todavía no se conoce la autoría de los ataques, según confirmó una fuente militar libanesa. La misión de paz de la ONU en el Líbano llamó a mantener una máxima moderación luego de los ataques. Hasta el momento, el Ejército israelí no ha acusado a nadie de esta acción que tampoco fue reivindicada por ningún grupo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken dijo estar profundamente preocupado por la violencia en las calles de Israel. Líderes mundiales también se sumaron a condenar la violencia entre Israel y Hamas. Funcionarios egipcios se reunieron con líderes de Hamas en Gaza y luego mantuvieron un encuentro con las autoridades israelíes en Tel Aviv, según informaron medios locales.

Estados Unidos pone el freno

Mientras tanto en Naciones Unidas Estados Unidos frenó la organización para este viernes de una reunión abierta del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) sobre la escalada de la violencia en Oriente Medio, defendiendo que es preferible esperar unos días para dar más tiempo a las gestiones diplomáticas en curso.

Noruega, China y Túnez, tres miembros del Consejo de Seguridad, habían propuesto celebrar este viernes una primera cita pública sobre la actual crisis, tras las dos sesiones a puerta cerrada celebradas esta semana, según dijeron este jueves fuentes diplomáticas. Sin embargo, Estados Unidos frenó la iniciativa, pidiendo retrasarla unos días, según esas mismas fuentes.

«Estamos dispuestos y apoyamos la discusión, una discusión abierta, en Naciones Unidas. Creo que estamos mirando a principios de la semana que viene. Esto espero que dé algo de tiempo para que la diplomacia tenga algún efecto y veamos si de hecho tenemos una verdadera desescalada», señaló Blinken.

El Consejo de Seguridad de la ONU no se ha expresado oficialmente hasta ahora sobre la crisis, después de que EE.UU. no aceptara una propuesta circulada por otros miembros, defendiendo que no sería útil para rebajar la tensión, según fuentes diplomáticas. Este tipo de declaraciones necesitan habitualmente la unanimidad de los quince Estados miembros del Consejo, donde Washington ha sido tradicionalmente el principal defensor de Israel.

Las tensiones vienen luego de que trascendiera la noticia el fin de semana pasado de un eventual desalojo de familias palestinas en el barrio Sheij Jarrah  en el territorio ocupado de Cisjordania. La parte palestina de la Ciudad santa, ocupada por Israel, ha sufrido en estos últimos días la violencia más dura desde 2017 alrededor de la Mezquita Al Aqsa, tercer lugar más sagrado del Islam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.