El fracaso de las burbujas en las aulas: una escuela porteña debió cerrar por completo

Hay una fuerte preocupación entre las familias, ya que no se sabe a cuántos pudieron haber transmitido el virus. El edificio permanecerá cerrado por lo menos hasta el lunes para su desinfección.

El colegio Nuestra Señora de la Misericordia, en el barrio de Flores, debió cerrar sus puertas tras encontrar varios casos de coronavirus entre su personal de maestranza. Los casos fueron detectados en los trabajadores que se ocupan de la limpieza de las aulas y son asintomáticos, lo que generó una fuerte preocupación entre las familias, ya que no se sabe a cuántos pudieron haber transmitido el virus. Según trascendió, hasta el momento habría cuatro contagiados. Un caso de cómo el sistema de burbujas no funciona como lo había presentado el Gobierno porteño.

El edificio permanecerá cerrado por lo menos hasta el lunes para su desinfección. Ocupa una manzana en la que se da educación en los tres niveles, inicial, primaria y secundaria.

De gestión privada, la institución supo de la situación que tenía puerta adentro a raíz de que en una plaza ubicada frente al colegio se realizó un operativo de testeo rápido. La directora mandó al personal a controlarse y así se encontraron los casos, todos asintomáticos.

En principio se había hablado de siete positivos, pero las autoridades de la escuela aseguraron que fueron cuatro y que decidió el cierre por consejo de la empresa Sanidad Educativa, su prestadora de servicios de medicina laboral, que recomendó suspender la presencialidad.

El cierre del colegio se da el día después del fallo de la Corte Suprema de Justicia que respaldó al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en su desafío al decreto presidencial que suspendió las clases presenciales en las escuelas del AMBA, en momentos en que el sistema de salud de CABA atraviesa su momento más crítico. Según informó el ministerio de Salud porteño, en la Capital Federal quedan sólo 84 camas de terapia intensiva disponibles. En apenas un mes, la ocupación de camas de terapia intensiva del distrito pasó del 35 al 83 por ciento.

Salir de la versión móvil