Le rechazaron la prisión domiciliaria y lo enviaron de Loreto a Candelaria

Alejo Agustín Aranda Cáceres fue condenado en marzo de 2019 a siete años de prisión efectiva por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Posadas, como integrar en carácter de acopiador en Puerto Leoni, ladrillos de marihuana prensada que cruzaban de Paraguay que distribuía una banda, también juzgada y sentenciada.

Durante las últimas horas, el mismo tribunal le rechazó el pedido del ciudadano paraguayo, de cumplir la condena en su domicilio para poder cuidar a sus cinco hijos de 18, 16, 14, 7 y 4 años en Puerto Leoni.

Pero también dispuso su traslado de la celda que ocupa en la Unidad Penal 1 de Loreto, perteneciente al Servicio Penitenciario Provincial, a otra en la prisión federal de Candelaria, donde podrá cumplir con todas las etapas de resocialización.

Aranda Cáceres (34) habría ofrecido como fundamento para obtener la prisión domiciliaria la necesidad de que su esposa trabaje y aumente los ingresos al hogar, pero también agregó que su pareja estaría enferma con un cuadro que necesita de especiales cuidados.

El 20 de marzo de 2019, el Tribunal Federal de Posadas lo condenó como miembro de una organización que se desenvolvía entre Jardín América y Puerto Leoni.

Los cuatro sentenciados restantes fueron Karina Noemí Medina (27) y Juan Manuel Correa (28) culpables del delito de “transporte de estupefacientes agravado por el número de participantes” y sentenciados a ocho años de prisión.

A Peuma Co Arens (29) se le impuso tres años de cárcel por el delito de “confabulación”. Sólo Matías Guy Seró (27) volvió a su hogar, ya que como “partícipe secundario de transporte de estupefacientes” le impusieron una condena de tres años de cumplimiento condicional.u.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.