Con la actividad educativa de vuelta el Grupo Z NO puso más frecuencias

El regreso a las aulas de estudiantes de los últimos años de la secundaria y educación superior no universitaria, más los docentes, directivos y administrativos, generó quejas y críticas porque en paralelo no se incrementaron las frecuencias del servicio de transporte de pasajeros que presta el Grupo Z.

Desde tempranas horas del miércoles, se pudo observar en las paradas y las transferencias más cantidad de gente. Si con varias actividades suspendidas había colectivos que se llenaban de la nada, ahora fue peor, al sumarse más usuarios. El problema es que sigue sin respetarse el distanciamiento social para viajar.

“El panorama de hoy (ayer) es similar al que teníamos el año pasado para estas fechas, cuando no había pandemia. Viajamos jóvenes y trabajadores todos abarrotados, pareciera ser que la pandemia existe en cualquier otro lado menos en el transporte público, porque en todos lados existe el distanciamiento social menos en las unidades, ahí está el gran error de la vuelta a clases”, expresó a PRIMERA EDICIÓN, el titular del Movimiento Acción Vecinal, Luis Gilardoni.

Apuntó que hay que tener en cuenta que la mayoría de los estudiantes de Posadas se manejan con los colectivos.

Lo ideal sería implementar colectivos exclusivos para escolares, pero eso es un trabajo a largo plazo, acá nosotros tendríamos que ver la inmediatez de la situación en la que estamos. Pero esto podríamos implementarlo para el año que viene”, observó.

Advirtió que “con el amontonamiento que hay en los colectivos, cuando esos chicos van al colegio y los trabajadores a cumplir sus tareas, realmente sería un caos si llegase a existir un contagio comunitario porque ¿cómo controlás de dónde vino y a dónde fue? Será una cosa descontrolable y se le irá de las manos al Gobierno”, advirtió.

Gilardoni comentó además que los controles en el transporte público en sí “no son nada extraordinarios”.

“En la terminal de la UNaM ahora están arreglando uno de los andenes, son tres y se están manejando con dos, entonces la gente se mueve en un lugar reducido. Es decir que los usuarios que esperan el 44 que va a Santa Helena (Garupá), el 27 que va a Itaembé Guazú y el 03 que va a Urquiza están en un solo lugar. La falta de distanciamiento se da por el poco espacio que hay en la Estación de Transferencia”, sentenció.

Para evitar esta aglomeración, agregó Gilardoni “se podría hacer que los colectivos directos de Candelaria y Garupá no ingresen al predio”.

“Así mínimamente evitamos que se junten los pasajeros que vienen de acá con los que salen de Ñu Porá, Santa Helena, Fátima y Candelaria. Además de poner más unidades y mayores frecuencias, se debe implementar esto en la Estación de Transferencia”, cerró.

Servicio especial

Consultado por las aglomeraciones en el transporte público, Emilio Acosta, usuario y vecino de Garupá -quien lleva adelante un reclamo para el ingreso de otras empresas en esa localidad- opinó que el Grupo Z podría implementar un servicio especial para los escolares.

“Esto serviría para descomprimir el servicio común de todos los pasajeros, así como lo hace con los trabajadores municipales de Posadas para que cumplan con su tarea”

Observó a su vez que “el pasaje escolar no es gratuito, ya que es pagado por el Gobierno provincial”.

Agregó: “La situación del contexto de pandemia que todavía no terminamos me parece que amerita. Sería prudente y una buena salida este servicio especial para que no haya tanta aglomeración de personas. Ojalá el Gobierno provincial y las empresas prestatarias se pongan de acuerdo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.