Allanan la casa de una empleada municipal y rescatan 25 perros moribundos

En la redada, los uniformados rescataron a 25 perros desnutridos y en pésimas condiciones de salud de la vivienda de Adriana Beatriz Lird, sobre calle Montecarlo, en el barrio Luis Piedra Buena de la capital provincial.

El Juzgado de Instrucción Seis, a cargo de Ricardo Balor, ordenó la medida luego de cinco meses de realizada a denuncia de las rescatistas, que se resumieron en una sola presentación formal.

Según los datos aportados por las activistas, la empleada municipal se contactaba con distintos grupos para adopción de mascotas. Presentaba los avales y requisitos de la vivienda que se exigen y asumía el cuidado de los canes.

Pero el protocolo de seguimiento de los rescatistas incluye que el adoptante envíe fotos y comente durante el primer tiempo el estado de animal. Adriana Beatriz Lird “no respondía los mensajes y se excusaba cada vez que la querían visitar”, le dijo a La Voz de Misiones Melisa Vera, una de las que participó del allanamiento y resguardo de los animales.

Mentiras, adopciones y maltrato

Melisa Vera, una de las rescatistas e involucrada en lo sucedido, en diálogo con LVM, dijo: “Al principio esta mujer se muestra predispuesta a aceptar todas las condiciones que tenemos, te manda fotos de la casa, del recibo de sueldo, te cuenta aspectos de su vida personal para lograr la confianza”.

Así, “engañó a muchas personas, y me incluyo. El conflicto comenzaba cuando se tenía que realizar el seguimiento”, recordó Melisa. Y explicó que “las rescatistas pedimos fotos o videos para ver cómo están los animales, preguntamos si ya le pusieron las vacunas, entre otras cosas”.

En esa línea, Vera relató: “Al momento de pedirle a esta mujer imágenes o videos, ella no los brindaba o mandaba fotos viejas o trataba de esquivar el seguimiento; entonces nos alertamos de que esta persona no estaba cumpliendo con los requisitos que habíamos acordado”.

La joven contó cómo llegó el caso a la Justicia misionera: “En el ambiente del rescate animal, la mayoría nos conocemos, empezamos a hablar entre nosotras y nos dimos cuenta de las actitudes y de que esta persona no sólo había pedido animales a una, sino que pidió a muchísimas y una cantidad de mascotas”.

Por este motivo, las jóvenes que se involucran para salvar a los pichichus del abandono decidieron iniciar un proceso legal “y afortunadamente una persona muy valiente se animó a hacer la denuncia formal”.

Según contó Melisa, lograr rescatar a los perros de la vivienda de la funcionaria municipal llevó cinco meses: “Muchísimo tiempo donde se presentaron pruebas, testimonios, videos, unos vecinos nos permitieron ingresar a su vivienda para tomar fotos; porque la casa de esta mujer permanece cerrada todo el tiempo”.

Y enfatizó: “Después de estos cinco largos meses, al fin nos dieron la orden de allanamiento. La semana pasada se hizo un primer ingreso al domicilio, donde fue el veterinario y simplemente vio el estado en el que estaban los animales. Nosotras creíamos que en ese momento los iban a sacar, pero no. Lamentablemente, ese día había más animales que en este segundo y definitivo operativo, y no sabemos que pasó, si esta persona los mató, los desapareció o simplemente murieron por el mal estado en el que estaban”.

La Justicia le dejó 4 perritos

Luego del procedimiento judicial, la joven remarcó: “Pudimos sustraer 25 animales, que ahora se encuentran en nuestra guarda, y otros cuatro quedaron en la casa de esta persona, cosa que nos parece totalmente vergonzoso e irresponsable. Van hacer seguimiento y si la situación sigue igual le van a sacar a todos los animales”.

La decisión del magistrado Balor no fue bienvenida para las personas que lucharon por salvar a las mascotas: “Desde la Justicia alegaron que no se le podía sacar todos los animales de una sola vez porque le podía pasar algo a esta mujer”, resaltó Vera.

Asimismo, contó el estado en el que estaban los pequeños que ya habían salido de una situación de maltrato: “Nosotras ayer sacamos 25 animales en pésimo estado de salud, desnutridos, anémicos, con diversas enfermedades, entre ellas leishmaniasis, parvovirus, estaban sucios, muertos de hambres y sed, totalmente esqueléticos. Por eso nos parece totalmente incompetente la decisión de dejar algunos animales al cuidado de esa mujer”.

Además, Melisa destacó que el maltrato animal se contempla bajo una ley nacional y una ordenanza municipal, que tienen como sanción no sólo multas, sino también penas de cárcel, “y esta persona se encuentra ahora en su casa sin ninguna consecuencia por sus actos”, concluyó.

Según trascendió, los animales fueron entregados para su recuperación, en carácter de depositario judicial, a una residencia privada en la localidad de Profundidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.