Alumnos del Ipesmi rechazan suba de cuotas y exigen respuestas

Pero quienes acuden a la institución educativa no sólo señalan el poco diálogo con la administración y el tema de los aranceles, sino que también cuestionan el manejo de la casa de estudios en cuanto a las clases virtuales y la no consideración con alumnos que no tienen a internet.

En diálogo con La Voz de Misiones, Ignacio Barro, estudiante de la carrera de Enfermería, contó: “Cuando era hora de pagar la cuota, nos enteramos que subieron los aranceles, una suba elevada. Estos aranceles tienen una diferencia de 1.000 pesos a comparación del mes pasado, en Enfermería; en otras carreras es más”.

Por esta razón, los alumnos de la sede de Oberá se juntaron para realizar notas y elevarlas a la administración de la entidad educativa y su reclamo rápidamente llegó a oídos de sus compañeros de otras localidades. En consecuencia, todos se sumaron a la causa para pedir ser escuchados.

“Comenzamos reclamando los alumnos de Enfermería, porque la estructura edilicia del instituto no está preparada para la carrera. Además, no tenemos prácticas, que es fundamental, y tampoco podemos acceder al Progresar o al Pronafe”, explicó Ignacio y enfatizó: “Hicimos muchas notas que nunca fueron contestadas”.

Excusa privada

El pasado 4 de enero, los futuros profesionales fueron citados a una reunión vía Zoom con la rectora Tania Lichowski para abrir el diálogo sobre los temas que se manifestaban a través de las notas dirigidas a las autoridades administrativas.

Sin embargo, los estudiantes salieron disconformes de aquella reunión: “Pensamos que sería un encuentro para poder charlar y llegar a un acuerdo en donde ambas partes estemos conformes; pero nos encontramos con soberbia, prepotencia y muy pocas ganas de escucharnos y lograr una solución”, reza un comunicado dirigido a los medios.

“Ellos se escudan en que la institución es privada y la administración les compete sólo a ellos. Nosotros mucho no podemos hacer”, contó el futuro enfermero Ignacio Barro.

En este sentido, el joven relató que “como estudiantes estamos al tanto que hay subsidios que se les da, se les paga gastos corrientes. Además, el Ipesmi es una fundación, por ende, recibe más subsidios”.

Ante las subas de las cuotas que, según quienes reclaman, no consideraron el Covid-19, decidieron averiguar “si hubo algún aumento en los salarios de los docentes, el personal de limpieza o a los secretarios durante la pandemia y no tuvieron un aumento de salario”, concluyó Barro.

Más voces

Sede de Oberá: “Hola soy alumna de Enfermería en el Ipesmi de Oberá. El año pasado empecé, lastimosamente me tocó un año horrible, no tuve la posibilidad de tener prácticas y tampoco tuve un año con toda la presencia por parte de los profesores y aun así la remé y ahora estoy en segundo año.

“Así como muchos compañeros tengo demasiadas quejas. El aumento excesivo de las cuotas, nosotros no estamos usando las instalaciones, no tenemos ni siquiera prácticas… ¿tanto les cuesta ponerse en nuestro lugar? Fue un año difícil para todos, pero, ¿por qué esa suba excesiva? Nos dijeron que desde noviembre del año pasado sabían y no fueron capaces de dar previo aviso”.

Sede de Posadas: “Hola chicos/as. Yo curso el Prof. de inglés en Posadas. Por un lado, entiendo la situación extraordinaria que estamos atravesando a la que todos tuvimos que adaptarnos. Pero comparto y apoyo el reclamo. Partiendo de que me parece una barbaridad que nos cobren todo el año. Diciembre y febrero con excusa de exámenes. Y enero, ¿qué tiene que ver? Por otra parte, el sector administrativo, un cachivache. El año pasado, la organización de las mesas de exámenes fue un desastre, las mesas que se reprogramaron nos avisaron 1 semana antes de la fecha. Y las de fin de año todas mal organizadas. Hasta último momento con los nervios del examen no sabías si ibas a poder rendir, si estabas inscripto o no.

“Y ni hablar de que, si no estás al día, así sea por 1 día, no te dejan rendir. ¿Eso es buena calidad educativa? ¿O solo les interesa cobrarnos una cuota destinada, entre otras cosas, a manteniendo de las instalaciones que no se pueden usar?”.

Sede Jardín América: “Hola yo soy estudiante de la carrera de inglés. Sinceramente un desastre todo: mala organización, malos “profesionales”, el acompañamiento hacia el alumno es nulo, consideración 0. Es bien como se dice, solo les interesa hacer plata. ¡El aviso del aumento nunca llegó!

“Ahora tenemos que pagar una cuota que nada tiene que ver con la calidad educativa. Así uno no sabe si abandonar o seguir por no perder otro año”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.