El Grupo Z se llevará más de la mitad del fondo compensador nacional

Mediante la Resolución 224/2021, publicada ayer en el Boletín Oficial de la Nación, el Ministerio de Transporte oficializó el reparto de subsidios para las empresas fuera del AMBA por $375.654.920,09, correspondientes al Fondo de Compensación al Transporte Público de Pasajeros por Automotor Urbano del Interior del País, y al Fondo COVID de Compensación al Transporte Público de Pasajeros por Automotor Urbano y Suburbano del Interior del país, cuyos saldos remanentes están pendientes.

La normativa precisó que la distribución se realiza “a fin de asistir a las provincias y por su intermedio a las empresas prestadoras de servicios públicos de transporte automotor urbano y suburbano de carácter provincial y municipal de cada jurisdicción”.

A Misiones le tocó sólo la suma de $17.667.845,08, cuando en los meses anteriores llegaban $72 millones. En otras provincias también hubo reclamos y “pataleos” porque la cifra disminuyó.

A raíz de esto, hubo una comunicación ayer de Transporte “avisando” a Misiones que los montos se van a corregir con otra resolución y que se debió “aparentemente a un error”.

De acuerdo a funcionarios del Ministerio de Hacienda de Misiones, “se esperaba un incremento de 30% con lo cual se estimaba recibir unos 100 millones pesos. Pero en lugar de recibir 30 más, recibimos 50 menos, lo tendrán que corregir”.

Más allá de eso, en los números de la mencionada resolución se puede observar un claro beneficiario: el Grupo Z y sus empresas, que se quedarán con unos 12 millones de pesos, dejando 5,5 millones a repartir entre otras más de 20 firmas que prestan servicios urbanos, interurbanos e inter jurisdicción en toda la provincia.

Se trata de recursos que destina el Gobierno nacional para respaldar a las empresas de colectivos fuera del Área Metropolitana de Buenos Aires, afectadas por la baja de usuarios durante la pandemia.

La compensación de gastos era un reclamo que habían elevado los gobernadores luego de un paro de 48 horas de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

El conflicto esconde, de fondo, una distribución injusta del subsidio al transporte público, que beneficia a las empresas de Ciudad Autónoma, que son las que transportan más pasajeros y más dinero reciben.

El gremio de los colectiveros exigió el mismo incremento salarial para los trabajadores de todo el país, se acordó en CABA pero el resto del país no pudo asumir el costo. Producto de ello y del reclamo de los gobernadores, la Nación cedió más recursos.

El Grupo Z, el favorito

En el reparto de los fondos que le tocan a Misiones se puede observar que el favorito y más beneficiado es el Grupo Z, tanto en el reparto de fondos por COVID como la compensación al Interior.

Por el servicio urbano prestado en Posadas, Casimiro Zbikoski recibirá $4.323.529,41; Nuestra Señora del Rosario $450.000 y Tipoka $2.913.750.

La otra empresa que presta servicios en Posadas es Bencivenga, a la que sólo le llegará $1.507.500. En definitiva, de un total de $9.194.779,41 para el servicio urbano de toda la provincia, solamente tres “empresas Z” en Posadas se quedarán con $7.687.279,41

Las del servicio urbano de otros nueve municipios (Apóstoles, Aristóbulo; Cerro Azul; Wanda; Concepción; Dos de Mayo; Eldorado; Leandro N. Alem y Montecarlo) se quedarán apenas con un millón y medio de pesos y mueven muchos menos pasajeros que en Posadas. Y no perciben subsidios por tres vías com el Grupo Z.

En el transporte interurbano también se llevan la “tajada del león”. De acuerdo al cuadro anexo que acompaña la resolución, Nuestra Señora del Rosario se quedará con $258.551.70; Tipoka con $971.250 y Casimiro Zbikoski con $3.176.470,59. En total suman 4,4 millones de pesosOtras 14 empresas se quedarán con solo 1,1 millón de pesos.

En definitiva, de los $17,6 millones que le tocan a Misiones, las tres empresas favoritas se llevan exactamente $12.093.552,33.

La SUBE sigue pendiente

La resolución establece que las empresas beneficiarias de los fondos deben estar adecuadas al sistema SUBE nacional, por medio del cual la Nación puede contabilizar los kilómetros y los pasajeros que transporta cada unidad, y de esta manera calcular cuánto dinero le corresponde a cada empresa.

Sin embargo, a pesar de numerosas disposiciones en este sentido, las empresas del Grupo Z siguen utilizando un sistema “casero” denominado SUBE Misionero, mediante el cual presentan a la Provincia solamente declaraciones juradas de los kilómetros transportados y los boletos vendidos, y estos datos se elevan a la Nación así, sin otro tipo de verificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.