“Las estaciones de servicio estamos en el filo de la navaja”

COMPLICADOS. Desde el sector indicaron que “tuvimos que bancarnos todo ese tiempo con capital propio”.

El consumo de nafta sigue sin repuntar. Desde el sector señalan que la venta continúa en caída y que los consumidores priorizan economizar y no gastar tanto en cargar el tanque de sus vehículos.

Ante esto, el titular de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (CESANE), Faruk Jalaf, en diálogo con PRIMERA EDICIÓN dijo que “las estaciones de servicio estamos en el filo de la navaja, porque nuestros márgenes son muy finitos, son un 8% aproximadamente”. Añadió que llega a “un 9% en los productos Premium”. En esa línea, manifestó que “ha caído la venta de los productos Premium porque ha subido el precio del combustible”.

Para Jalaf “la gente hace economía, consume menos y sale menos por la situación”. También agregó que “los consumidores tienen otras prioridades y se cuidan más con el consumo de combustible”.

“Las prioridades son otras: la alimentación, los servicios y después vienen los otros ítems que hacen falta, pero mientras tanto lo primordial es la comida, pagar la luz, el agua, el teléfono y eso es lo más urgente”, señaló.

Demanda

Sobre la demanda de combustible, indicó que “está entre un 10 y un 15% por debajo de los valores normales. No recuperamos los valores de antes de la pandemia, que ya venían bajos, o sea el 2019 ya había una caída en la venta pero ni siquiera esos valores se han logrado,” explicó.

Por ello, detalló que “estamos aguardando que se siga reactivando la economía”.

Pese a la situación, aclaró que “dentro de todo, nuestra provincia es una de las que está mejor”.

En esa línea remarcó que “no quiero ser alarmista, nuestra provincia comparativamente con otras del país vemos que algunas están completamente cerradas en fase 1 o fase 2, y en Misiones eso se manejó bastante bien y no hubo un parate total, y se reactivó la economía antes que en otras”.

“Hay muchas provincias que están mucho peor que nosotros, y la actividad económica empezó antes en Misiones que en cualquier otra provincia. Tenemos que ser justo y reconocerlo, se manejó bien la parte de salud, entonces eso permitió que la actividad comercial, la actividad en la industria desde el interior y todo mejorara antes que el resto”, opinó.

Pandemia

Al respecto del año pasado, Jalaf comentó que “éramos declarados esenciales y no vendíamos nada. Vendíamos un 10% y para colmo ese 10% eran para ambulancias, seguridad, entre otros, que son vales por lo general”, remarcó.

Advirtió que “tuvimos que bancarnos todo ese tiempo con capital propio. En una estación, uno no se da cuenta pero se va vendiendo el producto y no se puede reponer. O sea, se recibe algo de efectivo y se lo va gastando, pagando sueldos, impuestos, pagando todo. Y apenas conseguimos 2 meses de ATP nada más, de ayuda al trabajo de los esenciales, y estuvimos como 6 meses así. Pero como se tomó como patrón valores históricos de otros años a los 2 meses ya se cortó”.

Asimismo, apuntó que “en otros rubros, directamente no tenés con qué y bueno hay que cerrar, pero al menos ya no hay más pérdida. Acá te vas comiendo tu capital de giro sin darte cuenta”.

Reactivación

“Estamos a la espera de que se siga reactivando la economía, pero creo que ya estamos en un punto que muy poco se va a reactivar”, contó y puntualizó que “la única provincia en la que no cerraron estaciones fue la nuestra, porque estamos con una Cámara muy activa, y que ha ayudado a que la actividad comercial se mantenga”.

Por su parte, Alejandro Verino, dueño de una estación de servicio de Posadas indicó a este Diario que “en estos últimos meses se registró una caída de la demanda en las estaciones de servicio”.

“Depende del punto de venta, algunos se mantienen en los mismos valores de venta, pero en la mayoría descendió de manera considerable”, manifestó. “Vemos que hay una caída de venta general” señaló.

Además agregó que “también hay problemas por la apertura de algunas estaciones nuevas, y eso mueve el panorama local de Posadas porque para el mismo parque automotor hay más bocas de expendio”.

Sobre los efectos de la pandemia en el sector, Verino advirtió que “por suerte, somos uno de los pocos rubros que pudo seguir trabajando desde que inició la pandemia, igualmente sufrimos una fuerte caída en marzo del año pasado, y a partir de ahí nos fuimos recuperando lentamente con los volúmenes que veníamos teniendo antes, pero nos dejó un gran déficit que se tuvo que cubrir con el capital propio”.

Salarios

Por otro lado, sobre el aumento en los salarios al personal y el precio del litro de nafta, explicó que: “El gremio cerró las paritarias para los trabajadores en un 48%, pero el combustible según las declaraciones del presidente de YPF quedará en la provincia en el 32% de incremento”. A raíz de esto, especificó que “este año vamos a terminar con un déficit de alrededor del 16%, entre el aumento que hay que pagar al personal y lo que vale el combustible”.

“Es mucha diferencia, el mayor costo para nuestro sistema es la mano de obra”, añadió.

Asimismo, subrayó que “lo que siempre se habló es que en Latinoamérica el costo del combustible siempre tiene que rondar el valor de 1 dólar. Por eso, estamos desfasados un poco. La nafta Súper debería llegar a los 100 pesos, hay un retraso ahí”.

Para finalizar, el propietario puntualizó que “perdimos capacidad, porque tuvimos un déficit muy importante por las pérdidas de marzo hasta junio 2020 que dejó un agujero financiero”. Además, aseguró que “con el aumento del costo de la mano de obra versus lo que subió el combustible nos dejó con complicaciones, nos está costando como le pasa a la mayoría de las actividades”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.