Bebé hallado en un contenedor de basura fue estrangulado

Pocas labores pueden haber más tóxicas o nada deseadas que recoger y transportar basura. Si al riesgo a la salud que le representa a un barrendero o recolector de residuos esta acción diaria, se le suma la conmoción de hallar el cadáver de un bebé entre bolsas de desperdicios, ya nada más conmocionante puede ofrecer la realidad.

Ayer a las 6.40 sobre la avenida Andresito casi Lavalle del barrio Cristo Rey de esta capital, dos barrenderos se toparon, al revisar un contenedor, con el cuerpo inerte de un recién nacido, vestido y adentro de un bolso de tela.

El hallazgo fue alertado de inmediato al Centro Integral de Operaciones 911 y a la comisaría jurisdiccional Tercera, a una secretaria en turno del Juzgado de Instrucción 6 y a los primeros investigadores de la Dirección Homicidios de la Policía.

Confirmado el óbito se inició la labor pericial pero también los primeros relevamientos para determinar quién arrojó allí el cuerpo de un varón de pocas horas de haber nacido.

Las cámaras de seguridad de un supermercado de la esquina de Lavalle y Andresito registraron el momento en que una mujer deposita adentro de uno de los dos contenedores plásticos sobre el bulevar un bulto similar al bolso en que fue hallada la víctima.

La labor de Homicidios permitió ubicar en pocos minutos a una joven de 29 años que había dado a luz a las 1.55 del martes a un varón en el Hospital Materno Neonatal del Parque de la Salud Ramón Madariaga.

La ubicaron en su puesto de trabajo, una subagencia de quinielas de la avenida López Torres casi Buchardo y la demoraron de inmediato (pocos minutos antes de las 12) para alojarla en resguardo en una dependencia policial del barrio Itaembé Guazú a disposición del juez Ricardo Walter Balor.

Según voceros y fuentes directas de PRIMERA EDICIÓN, la mujer reside con su madre y padrastro en uno de los edificios del complejo habitacional chacra 32-33 en el barrio Cristo Rey y habría arrojado el cuerpo del bebé, durante la tarde-noche del miércoles luego de retirarlo del hospital con el primer registro del bebé o “papel rosado” con su apellido.

Los forenses del Superior Tribunal de Justicia realizaron la autopsia y los adelantos de resultado coincidieron en que fue ahorcado o estrangulado. Las primeras observaciones, aún adentro del contenedor donde fue hallado, indicaron que presentaba apariencia similar a un estrangulamiento y que, se presumía, pudo ser realizado con el pañuelo que tenía puesto.

En cuanto a la presunta autora del crimen, se aguarda que hoy sea revisada por peritos de salud y que las actuaciones de la comisaría Tercera lleguen al despacho del juez Balor y el fiscal René Germán Casals para definir los próximos pasos, entre ellos, el llamado a indagatoria. La presunta carátula del expediente se baraja como “homicidio agravado por el vínculo” (artículo 80 del Código Penal Argentino, cuya pena es de prisión perpetua.

De toda maneras serán centrales los estudios psicológicos y psiquiátricos a la involucrada para determinar si actuó o no bajo una reacción motivada por el trastorno mental o también llamado evento de psicosis puerperal, entre otros puntos de la salud mental materna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.