Valoraciones: la movilidad, muchos visitantes y pocos vecinos al Festival en la Costanera de Candelaria

CANDELARIA. Lectores de la página han hecho llegar su opinión acerca de lo que consideraron un gran evento, con una grilla artística de nivel, y con la idea de que sea para el pueblo, pero donde muchos vecinos se vieron limitados a participar por la “conocida dificultad que tienen para trasladarse a un lugar tan lejano, y los que fuimos en vehículo nos encontramos con la falta de señalización de sentidos en las calles adyacentes, y tampoco había personal de tránsito afectado a orientar la circulación de vehículos”, planteó José F. Y porque creemos que también la crítica adecuada crea una sana autoestima y puede provocar cambios positivos, es que se da lugar a esta nota.

Participación de la artista Yamila Cafrune.

Asistentes al evento analizaron las consecuencias de hacerla mano única a la calle de ingreso a la costanera, como también a la Avenida Andrés Guacurarí donde anoche se realizó el Festival Artístico que fuera parte de la grilla de los festejos “392° Aniversario”. Todo parece indicar que la ausencia de Personal de Tránsito Municipal  para analizar y planificar de antemano qué hacer en ese sector, y con  medidas que organizan el tránsito, fue algo que se hizo notoria y dada las quejas que llegaron a esta redacción.

De más está decir que en materia de seguridad del festival, Bomberos Voluntarios de Candelaria no fue convocado, aunque dada su función se acercaron hasta allí a brindar su servicio.

En el ingreso a la costanera se notó que la organización dispuso la doble mano para el estacionamiento y la circulación de vehículos- “Hacia ambos lados había vehículos, y quedaba un espacio muy chico para que crucen los autos que ingresaban o salían, se armaba un problema”, refirió otra asistente al evento. Por su parte, Silvio dijo sobre las calles de acceso a la costanera que “hubieran resuelto con una para ingreso, y otra para egreso al lugar”.

Respecto del control  en el ingreso del público sí pudo notarse, comentaron. Y allá estuvo la Policía, además en la zona del escenario y predio del espectáculo.

Espectáculo para afuera, poca motivación para los vecinos

“Si, se notó que mucha gente vino de afuera dado el nivel de artistas que tienen gran convocatoria, pero pocos vecinos de la ciudad”, comentó Cinthia. Ella volvió a quejarse por los inconvenientes que tuvieron a la hora de estacionar o buscar un lugarcito en la zona: “Fue un caos, porque algunos no pudieron ingresar, dado que el estacionamiento fue en las dos manos”.

Otro asistente, aconsejaba que para otra oportunidad se tuviera la idea de que los espectáculos volvieran a la Plaza Central, ya sea por la accesibilidad al evento, como por la mayor concurrencia de vecinos. “Si eso se tiene en cuenta, no se insistiría con un lugar tan lejano como la Costanera que está buena, pero a la que no todos pueden ir, ni siquiera caminando”, sostuvieron Fernando y Emilse.

Si bien, desde el Municipio se había adelantado que habría transporte para que los ciudadanos puedan asistir, esta organización no llegó a convencer del todo a parte del público que podría haber concurrido.

Al parecer, muchas preguntas específicas han faltado a la hora de planificar un espectáculo como éste, tales como: ¿A quién está dirigido? ¿Es un público específico, o es un público general? ¿Qué medidas de seguridad y a quiénes se convocará para el efecto?… A la hora de aprender, es bueno permanecer abiertos a nuevos aprendizajes.

Candidatas a reina

Relacionado al tema de las candidatas a Srta. Candelaria, el reglamento referiría sobre “la edad” de las postulantes, y que las mismas estarían comprendidas entre los 17 y hasta 23 años.

De las cinco (5) finalistas, y para algunos “la que mejor desenvolvimiento demostró ante el público, fue una joven del Barrio Santa Cecilia de apellido Frasch, a la que el Presentador la describió como con 16 añitos” (?) . Sólo un lapsus, se pregunta ese observador, aunque la mencionada obtuvo el lugar de Segunda Princesa.

Dejá tu Comentario !