San Pedro: Familia amenazada por supuesto propietario de las tierras que adquirieron legítimamente


SAN PEDRO. El matrimonio integrado por Yolanda Beatriz Cerpa y Juan Sosa Lemes viven con sus hijos, en un lote de diez hectáreas en el Paraje Cruce Caballero, Municipio de San Pedro. En el 2005 la familia le compró el terreno al anterior propietario, con algunas mejoras que incluía la conexión a la energía eléctrica.

Familia de Cruce Caballero que sufre las amenazas.

Sin embargo, tiempo después otra persona adquirió el resto de la chacra, asumiendo que incluían esas diez hectáreas de la familia de Yolanda y Juan Lemes. Y ahora pretende desalojarlos y los amenaza constantemente con incendiar su vivienda y ya provocó que les desconectaran la luz eléctrica con la que contaba la vivienda.

El diputado del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, visitó a la familia, junto con Liliana “Lili” Medera Da Rocha una de las militantes del PAyS en la zona, y comprobó la situación en la que se encuentran.

Diputado Sereno con los jefes de hogar de la familia amenazada.


“Este supuesto propietario asume que le corresponden las 42 hectáreas  y amenaza a esta familia de trabajadores con desalojarlos o prenderles fuego la casa, y de hecho cuenta con alguna influencia con el poder local, porque logró que les corten la luz”, explicó Sereno, que ya está trabajando con su equipo, para evitar la injusticia de que esta familia pierda su derecho a la tierra.

Intimidados y sin luz porque les arrancaron el medidor 

Se trata de una familia de agricultores que con mucho sacrificio pudo adquirir legítimamente estas diez hectáreas para trabajar y educar a sus hijos; pero ahora se siente intimidados por parte de un grupo de inescrupulosos que se arrogan la propiedad, y los acusan de usurpadores.

“En esta familia hay un bebé y otros niños -uno de ellos padece una patología-, que necesitan protección ante el hostigamiento hacia sus padres. Los Lemes poseen vacas que producen leche, y ahora con el corte de la luz no pueden guardar los alimentos ni los remedios. Cuando compraron las diez hectáreas, la transacción incluía la electricidad, por eso también pagaron más caro. Pero dese hace un tiempo sufren la presión de este supuesto propietario que los dejó sin energía eléctrica y además realiza amenazas de incendio y de desalojo”, advirtió Sereno.


“Compramos la tierra juntando los pesos”

Hace más de 12 años que Yolanda Cerpa vive en el lugar con su familia, y no entiende cómo puede ocurrir esto. “Nosotros compramos las diez hectáreas con las mejoras, ahorrando los pesitos. Hicimos una casa para vivir con nuestros hijos porque con el tornado del año 2009 se destechó nuestra casa, y quedamos a la deriva. Entonces armamos de nuevo la casita en la chacra, y resulta que en 2015 apareció este señor que dice ser el dueño y mandó a cortarnos la luz invadiendo nuestra propiedad, porque no había nadie en la casa cuando entró el personal de la Delegación de Emsa y nos dejó sin luz”, contó la preocupada madre.

Su esposo, Juan también está enfermo y necesita, no solamente medicamentos, sino permanente asistencia médica, lo que genera que el matrimonio a veces no pueda estar en la casa con los niños, aumentando el temor por las amenazas sufridas.

“Nos da miedo porque mis hijos que van a la escuela, y a veces me quedo sola con los más chicos, o tengo que dejarlos para acompañar a mi esposo al médico.

Yolanda y la documentación que avala.

Nos cuesta bastante estar a la noche a oscuras, hay momentos que hace mucho frío, los chicos vienen de la escuela y no tienen como bañarse, ni como estudiar. El más grande tuvo que dejar la escuela porque no tenía manera de hacer las tareas sin luz. Necesitamos ese servicio; pero no logramos que nadie nos escuche. A veces me siento con mucha tristeza porque veo como sufren mis hijos, por ejemplo. No tenemos luz para la heladera, ni para la leche del bebé, la carne, la comida”, contó la mujer, muy angustiada.

Compraron la propiedad con energía eléctrica

Cuando la familia compró la tierra, ya estaba la conexión de energía eléctrica junto a otras mejoras; pero ahora por alguna razón se la cortaron y los acusan de usurpadores.

“Compramos la propiedad y la luz estaba a nombre de Gladys Machado, que no fue quien  dio la orden para que corten. Hablamos con ella y nos respalda. Viajamos a Posadas y en Emsa nos respondieron que el señor que nos amenaza tiene un título de propiedad, y en ese caso nosotros seríamos usurpadores, y eso es mentira, seguimos pagando la factura.
Lo único que pedimos es vivir tranquilos, como antes de que pareciera este hombre con su patota. Necesitamos que nos conecten la luz y que dejen de amenazarnos. Ya hicimos la denuncia  a la Comisaría, no es justo lo que hace este hombre violento porque todos tenemos derechos y queremos seguir viviendo en paz. Esperamos que la Justicia haga algo porque tenemos papeles que comprueban que compramos las diez hectárea legalmente”, sostuvo Yolanda.

Sin luz aumentaron los problemas de salud

El legislador del PAyS recordó luego de hablar con los vecinos que desde que la vivienda se quedó sin luz, empeoraron los problemas de salud de Juan Lemes. “Es gente de trabajo la que vive en ese Paraje y con mucho esfuerzo consiguieron comprar su lote, armaron su casa, educan a sus hijos que están con ellos (los más grandes ya viven solos), sostienen los animales, y sus plantaciones.

Sufren por el hecho de que les hayan arrancado el medidor sin ninguna consideración por ser una familia que tiene un bebé de ocho meses”, dijo Sereno.De su lado, Juan, contó cómo los afectó que les cortaran la energía eléctrica: “Nosotros estábamos trabajando cuando vinieron y se llevaron el medidor. Teníamos carne, pescado y se nos arruinó todo, y como uno de los chicos está enfermo; sus remedios que estaban guardados dentro de la heladera, también se arruinaron.

El trabajador Lemes, al que quieren desalojar de la su casa.

Así empezó todo, y también las amenazas de este señor, a pesar de que nosotros compramos este terreno, no invadimos nada, tenemos pruebas y documentación que nos respalda”, aseguró el hombre.

En busca de la tranquilidad que tuvieron

Como su esposa, Juan Lemes remarcó que solamente quiere tener la paz que siempre buscó para él y su familia. “Queremos  vivir sin que nos amedrenten todo el tiempo. Hoy no podemos salir porque nos amenazan. La que nos vendió la casa es testigo, nosotros trabajábamos para doña Elena Rosenthal, que también es nuestra testigo. Seguimos trabajando, haciendo changas, lo que sea para poder vivir porque somos pobres, pero honestos.

La chacra que compraron.

Tenemos un hijo de 23 años y otro de 21 que ya trabaja afuera, y con nosotros viven los otros de 18, 12, 10 y 8 años, y el bebé con ocho meses. Stéfan tiene problemas de sangrados y necesita estar tranquilo. Cada vez que empieza a sangrar hay que correr para el hospital y contar con la luz para mantener los remedios de su tratamiento”, reclamó Lemes.

Trabajando en una pronta solución

La familia buscó en este tiempo alguna ayuda para su situación, tanto en San Pedro como  a nivel provincial; pero no pudieron lograr una solución. Ahora recurrieron a los legisladores del PAyS y el diputado Martín Sereno se reunió con ellos, y luego de conocer el problema está trabajando en el tema para ayudar a estos trabajadores.

La familia que sufre las amenazas de desalojo.

Además, como si se tratara de una operación intencional, desde distintos sectores de poder insisten con los desalojos de tierras destinadas a viviendas y a trabajo como ocurre en este caso. Desalojos que están prohibidos hasta el 31 de diciembre de 2019 por la Ley XII N° 28 del Digesto Provincial, sancionada por unanimidad en la Cámara de Representantes de Misiones.


Dejá tu Comentario !