Publicidad política del Intendente Luna en vehículo oficial

CANDELARIA. En pleno año electoral, un vehículo del Municipio aparece estampado con el nombre del intendente Daniel Luna que va por la reelección, y se trata de un Sedán CITROËN C4, Dominio IYZ-276, Modelo 2010,  el cual se debe utilizar para cuestiones oficiales. Este domingo, el automóvil circulaba por la ciudad, al mando de un allegado y funcionario de su gestión. Con estos datos y en esta situación, el Intendente estaría incurriendo,como primera medida, en una falta de ética.

Banderas, calendarios, stickers para vehículos, adhesivos, entre otros objetos están listos para la propaganda electoral. Pero lo que menos se espera es que algunos adhesivos estén colocados en autos oficiales, o de Uso Oficial Exclusivo. ¿O “Inclusive”? 

Vehículo oficial del Municipio.

La fotografía enviada por un ciudadano a esta redacción muestra el aviso político, y la pregunta es cómo el intendente Luna  permitió colocar una calcomanía o sticker con su nombre y apellido en el vehículo oficial Sedán CITROËN C4, Dominio IYZ-276, Modelo 2010, y que además un funcionario de su gestión lo estaba conduciendo, este fin de semana.

Otro dato, es que se trata del mismo automóvil que en una oportunidad el Concejo le autoriza para que sea incorporado como parte de pago, de tres (3) autos oficiales, para la adquisición de un Compactador. Pero Luna no quiso así, sino que quería venderlos, pero no expresaba el destino de los fondos que traería consigo la venta. (Véase nota TRES AÑOS DE GESTIÓN LUNA: DESNUDANDO LA PRÉDICA Y SUS FALACIAS, 21/12/18).  

Dinero del Estado, dinero de cada ciudadano 

La Ley de Ética Pública, deja en claro el uso adecuado de los Bienes del Estado y de los cuales el funcionario debe proteger y conservarlos, además de no emplear o permitir que otros (o él mismo) lo empleen para fines particulares o propósitos que no sean aquéllos para los cuales hubieran sido específicamente destinados.

Para el caso, bien podría prohibirse la impresión, estampado y/o demás medios de fijación de propaganda política en vehículos oficiales. Entendiéndose que la  promoción de una figura política con recursos del Estado –aportados por todos los contribuyentes- no se debería permitir.

Dejá tu Comentario !