Las motos, en el epicentro de las infracciones en Candelaria

El Tribunal de Faltas Municipal de Candelaria registró durante el año pasado un total de 1.300 infracciones, de las cuales la gran mayoría tiene como protagonistas a los motociclistas.
El juzgado está a cargo de Diana Posdeley, quien en diálogo con El Territorio resaltó que la localidad aplica el Sistema Nacional de Infracciones (SNI) desde septiembre de 2018 y no contempla el sistema scoring. “Tuvimos éxito con este sistema, la gente se acerca de manera espontánea y cuando eso ocurre tienen descuentos en las multas, quiero dejar claro que ya dejamos de hacer educación vial teniendo en cuenta que casi dos años se trabajó en eso por lo que consideramos que los conductores saben muy bien lo que está bien y está mal”, sostuvo.

“Al principio nuestra consigna era educar antes que castigar, para ello se trabajó con charlas en todas las escuelas, en la calle en los controles hasta el año pasado; y ahora eso ya tuvo un final y se hace directamente las multas, aunque siempre se le da una ayudita a la gente para que no pague tanto dinero, ya que nos regimos con las tarifas que determina la Ley Nacional de Tránsito y son realmente montos muy altos, no es que se nos ocurra a nosotros esos montos sino que al estar adheridos a la ley nacional las tarifas vienen de Nación”, indicó Posdeley.

La jueza de Faltas de Candelaria se refirió además a otras infracciones como ser motos estacionadas en las veredas, algo muy común ver en la localidad. En esos casos también se les labrará acta de infracción porque ocupación las veredas y obstaculizan el normal tránsito de los peatones. “Candelaria está creciendo y hace falta que cada uno cumpla con lo que corresponde”, aseveró.

Posdeley resaltó la necesidad de que cada quien disfrute de sus derechos como así también respete los del vecino. Se refirió, en ese sentido,a la música a alto volumen en la vía pública, en los vehículos, o en las casas particulares. “Se puede escuchar música pero no a volúmenes que molesten al otro porque ahí ya pasa a ser una falta y por lo tanto el infractor o infractora debe pagar multa si desobedece a la ley, pero ante una denuncia de algún vecino primero se trata de dialogar con quienes infringen la ley y si reincide en el acto de ruidos molestos, como música a lato volumen ya debe pagar multa”, dijo.

Las velocidades excesivas representan uno de los problemas más complejos en el municipio. “No se debe circular a altas velocidades en ninguna zona, mucho menos en zonas urbanizadas, si bien es cierto que acá está costando que ese comportamiento cambie para bien, se que lo vamos a lograr porque deben entender los infractores que hay que acompañar el crecimiento de una ciudad con buenas conductas”.

Otro de los temas abordados por la jueza es el traslado de niños en motos: “Familias enteras se ven en las motos, bebes incluso y eso eriza la piel, porque no es excusa ante un eventual accidente que un niño se lesione o lo que es peor pierda la vida solo por un capricho de los adultos, sabemos que muchas veces no hay dinero para el colectivo pero eso no justifica que se arriesgue la vida de los hijos, dentro de poco tiempo comienzan las clases y otra vez vamos a estar luchando con las madres que trasladan a sus hijos en las motos, ahí el dinero no es excusa porque tenemos el boleto estudiantil es gratuito por lo que no hay ninguna necesidad de arriesgar a los pequeños y mucho menos darles la moto para que vayan a la escuela”.

Convivencia urbana

En Candelaria rige el Código de Convivencia Urbana que es muy amplio y contempla diversos puntos entre ellos la prohibición de la quema de basura en cualquier punto de la ciudad, cría de animales de granja en casco urbano, ruidos molestos, basurales, edificaciones en veredas u ocupaciones de las mismas sin permiso municipal y muchas otras faltas más.

La jueza de faltas Diana Posdeley se refirió por otra parte al trabajo permanente que realizan junto al sector de servicios públicos para erradicar los minibasurales.

“La gente en su gran mayoría no acostumbra a arrojar la basura en cestos, tachos o bien guardarla y llevar al basurero de sus casas, la arrojan en cualquier parte y eso no solo atenta contra la buena imagen de un lugar sino que contamina el ambiente ni hablar de los minibasurales que generan en varios sectores, cosas que no se comprenden porque tenemos servicios de recolección aún los fines de semana, se han erradicado muchos pero aún falta porque la gente es la que debe cambiar el pensamiento”.

FUENTE: El Territorio

Dejá tu Comentario !