Impulsan campaña por la separación de la Iglesia y el Estado

POSADAS. Los partidos de izquierda permanecen  firmes en su posición de abrir el debate sobre la separación Iglesia y Estado, y más en un año en el que el poder eclesiástico ha sido cuestionado por su influencia negativa en el debate de la legalización del aborto y por los costos millonarios que implica ser sustentado por fondos públicos, refieren. Así, la dirigente del Partido Obrero, Olga Aguirre, expresó que “quedó como nunca antes en la historia y al desnudo, el entrelazamiento de esta institución del medioevo que es la Iglesia católica, y con interferencias de otras evangelistas, con el poder del Estado y la intromisión que eso significa en las políticas públicas”.

Para la dirigente, a nivel de la población en general, se clarificó la injerencia en la educación, en la salud pública, y además de que “saltaron datos del sostenimiento material de la Iglesia Católica por parte del Estado, sea nacional o provincial, y a través de subsidios, pago a los obispos, y también de exenciones impositivas cediéndoles terrenos públicos millonarios y según relevamientos que hicimos”, refirió. Estos  fueron algunos de los puntos que llevaron a cuestionar la posición de poder que aún mantiene la iglesia católica en el país.

Esta Campaña Federal para la Separación de la Iglesia y el Estado promueve también  el debate alrededor de la necesidad de un Estado laico.

Artículo 2º de la CN

En su Art. 2, la Constitución Nacional da cuenta que: “El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano”.  Y con respecto al tema, Aguirre dijo que “en principio el Estado es laico, aunque se hable de la religión oficial como el catolicismo, aunque es solo en la formalidad dada las injerencias que tiene la Iglesia y hacia adentro de él”.

Olga Aguirre del Partido Obrero.

Agregó que si bien desde ese espacio político, el Partido Obrero, plantean  la derogación del Art. Segundo de la CN, antes hay un montón de leyes que en “en definitiva hacen al sostenimiento material que hay que ir atacando, y de ahí los proyectos que estamos presentando a lo largo  del país y en las legislaturas donde tenemos representación”.

El financiamiento es cuestionado ya que es un punto importante donde el Estado sostiene a instituciones escolares confesionales, y entiende que antes de reformar la Constitución se debería acometer contra  “el negociado con la educación que están en leyes de menor jerarquía”, dice Aguirre.

Poder invisible con discurso público

En el país, la Campaña nace en redes sociales y como una forma de canalizar los reclamos individuales en contra de la influencia de la Iglesia, que normalmente se invisibilizan bajo el poder que tiene en el discurso público. Hoy, en un reclamo unificado que moviliza a las bases y se hacen presentes en varias ciudades del país con murales, radios abiertas en espacios públicos.

Refiere que no son parte del lobby clerical que se mostró en la lucha por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y que sí se vio en otros espacios políticos donde lo tuvieron atravesado en la lucha referida anteriormente, porque ellos (PO), a través de la historia, han pedido la separación de la Iglesia y el Estado. “La Iglesia cumple una función política en este sistema que es de contención y de anestesiamiento de la población en general, particularmente de los trabajadores para impedir su organización”, entiende Aguirre.

Los pañuelos naranjas, la visibilización y la apostasía

Por su parte, Sandra Cubilla,  militante de Rosa y Revolución de Misiones, dijo que por primera vez lo hacen en Misiones, y acompañando esta iniciativa a través de radios abiertas, pañuelazos y apostasías.

¿Qué es el trámite de apostasía? Es un trámite personal mediante el cual cada uno puede desafiliarse de la iglesia católica, si fue bautizado pero que no practica el catolicismo.

Sandra Cubilla de Rosa y Revolución de Misiones. 

“Mucha gente está al tanto de qué es desafiliarse de la Iglesia, pero a otras les explicamos, desde nuestra posición política y en la campaña, que ésta es una separación de hecho porque en las leyes figura que somos un Estado laico y que nadie te mandará preso porque no practicas la religión”, sostuvo Cubilla. Aunque reseña que en los hechos concretos la institución eclesial tiene mucha intrusión en las decisiones políticas e influencia ideológica en la población.

Si bien la campaña no tiene fecha de culminación, dice Cubilla que será un camino largo para que se instale el debate y pueda llevarse al Senado, “porque viene a romper una estructura ideológica y eso lleva tiempo”.

Dejá tu Comentario !