Hecho insólito en Alem: inventó un secuestro para evitar retos debido a que perdió dinero de la suegra

Un hombre inventó un secuestro y robo de $10 mil que eran de su suegra, para que no lo reten sus familiares. Había movilizado a toda la Policía.

L. ALEM. El hombre, Erico K. (71), movilizó a toda la Policía de Leandro N. Alem tras asegurar que había sido víctima de un secuestro extorsivo o, si se quiere, de una “salidera bancaria”. Se había solicitado la colaboración a dependencias de Oberá y Cerro Azul, ante la sospecha de que los maleantes pudieran haber tomado la ruta nacional 14 para darse a la fuga. Según pudo saber el sitio digital PRIMERA EDICIÓN, todo comenzó el último jueves a las 12.30, cuando la supuesta víctima se presentó en la guardia de la Unidad Regional VI para denunciar que había sido víctima de un secuestro extorsivo. No obstante, las contradicciones lo llevaron a confesar que, en realidad, había pergeñado la historia tras perder 10 mil pesos que eran de su suegra.

(Imagen ilustrativa)

El hombre mayor contó que minutos antes había salido del cajero automático, donde extrajo 10 mil pesos, y que al llegar a la esquina de Urquiza e Hipólito Yrigoyen, a una cuadra de la céntrica avenida Belgrano, fue abordado por un maleante que lo tomó del brazo y por la fuerza lo hizo entrar a un Chevrolet Corsa gris, con vidrios polarizados. Había comenzado la pesadilla.

Los hechos según el yerno…

La víctima aseguró que en el interior del rodado aguardaban otros dos maleantes, uno de los cuales portaba un arma de fuego con el cual comenzó a amenazarlo de muerte a cambio de la entrega del dinero que había acabado de extraer.

“Dame todo, no te resistas, no te va a pasar nada. Entregá todo y vas a estar bien”, contó sobre las amenazas de los delincuentes, quienes tenían entre 35 y 40 años. No conformes con sembrar el terror de modo verbal, los malvivientes encendieron el Corsa y “pasearon” por cuatro cuadras al denunciante, quizás con la intención de hacerle pensar que lo llevarían a un descampado para ultimar.

La recorrida terminó sobre Yrigoyen y la calle terrada Germán Kordts, en los confines de la zona céntrica, cerca de un sector de espesa vegetación. Gracias a Dios, todo había terminado.

Los uniformados iniciaron una investigación y, en principio, notaron que sorpresivamente el damnificado no presentaba ningún tipo de lesión.

Se montó un rastrillaje en busca del Corsa, a la vez que se solicitó colaboración a dependencias de Oberá y Cerro Azul, ante la sospecha de que los maleantes pudieran haber tomado la ruta nacional 14 para darse a la fuga.

Los policías no guardaron esfuerzos y fueron a las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona para intentar dar con algún dato de los autores. Entonces el relato de la “víctima” comenzó a quedar en evidencia. Nada cerraba. No había ladrones, armas ni un auto gris.

El jueves por la tarde, los detectives resolvieron volver a entrevistar a la víctima para “aclarar” algunas cuestiones. Fue allí que, rodeado por las pruebas, el denunciante no tuvo más opciones que confesar: había maquinado toda una historia falsa para evitar los regaños de su familia. Lo único cierto era que había extraído los 10 mil pesos del cajero, dinero que pertenecía a su suegra y que había perdido en el regreso a casa.

Tomó intervención en el caso la magistrada Selva Raquel Zuetta, titular del Juzgado de Instrucción 5 de Alem, quien ordenó que se profundice la investigación a los fines de determinar dónde fue a parar el efectivo. Lo único cierto hasta el momento es que no fue un secuestro.

(Fuente: Primera Edición)

Dejá tu Comentario !