Destacan a la “Escuela de Corredores de Candelaria” a nivel provincial

“Se encuentran todas las tardes en la plaza saludable y trotan por las calles de la ciudad. La iniciativa persigue varios objetivos: mejorar la calidad de vida e introducir a los jóvenes en actividades deportivas”,indica el diario Primera Edición.

Para mantener el estado físico, mejorar la calidad de vida y hacer actividad física no es necesario tener dinero, solo hace falta algo de tiempo y mucha voluntad. Así lo entiende este grupo denominado “Corredores de Candelaria” que se reúne todas las tardes para, justamente, correr por las calles de la ciudad y así involucrar a los jóvenes en actividades deportivas y, de paso, mejorar su calidad de vida.

Fue un enfermero del Servicio Penitenciario Federal, Ramón González, quien acuñó la iniciativa y comenzó a correr por las calles de la ciudad acompañado, en un principio, por su hija Fátima. “Comenzamos a principio de año a entrenar. Primero éramos los dos y después un grupito reducido de cuatro personas más o menos que íbamos a las carreras de calle y competíamos en el campeonato provincial de corridas de calle. Después se me ocurrió juntar un grupo de chicos para empezar a entrenar”, señaló Ramón en diálogo con PRIMERA EDICIÓN.

Fue así que se sumó más gente y se volvió un grupo de ocho personas aproximadamente (entre las que estaba la mujer de Ramón, Viviana Álvarez) y después se sumó Maikol Rodríguez, un deportista que siempre participó de competencias de lanzamiento de jabalina. “Es un chico que tiene mucho conocimiento en atletismo y entrenamiento de alto rendimiento. Se sumó y empezamos a tener más chicos que hacen entrenamientos de carrera de calle, fondo 5 km o 10 km de acuerdo a su edad. Así empezamos a sumar más chicos”, indicó Ramón. Fue tal la llegada de nuevas personas que debieron armar grupos. Entonces están los menores, que son chicos de seis a once años que se entrenan los martes y jueves, y son aproximadamente 30. Después está el grupo de mayores que abarca desde los doce años hasta los 30 o 40 y suman alrededor de 40 personas. Por último, el grupo de mayores de 40 “que no realizan actividades de carrera y recién se inician, por lo que hacen caminata y un poco de trote”.

Toda la gente que llegó se sumó gracias al “boca en boca”. En un primer momento se sumaron compañeros de escuela de Fátima y después se armó una página de Facebook “donde empezamos a subir fotos e invitar a la gente. También la radio de Candelaria nos permitió difundir y empezamos a asistir a todas las maratones que podíamos. Hicimos venta de empanadas, de pollo, de rifas para cubrir el gasto de traslado”, contó Ramón.

Sucede que no se cobra nada para participar ni entrenarse, es totalmente gratuito. “No cobramos cuota de inscripción ni nada, sino todos los que se acercan y tienen ganas de participar, de entrenar, se pueden sumar al grupo”.

Tampoco cuentan con un espacio físico para el entrenamiento, razón por la que adoptaron las calles de Candelaria. Además, los automovilistas ya conocen al grupo y toman las precauciones pertinentes. “Nos juntamos en la plaza saludable de la ciudad. Es en el centro de Candelaria, está a una cuadra de la Municipalidad y a una cuadra del mástil. Es un espacio nuevo porque hace poco se terminó de armar la calle asfaltada y la plaza saludable, ahí concentramos y entrenamos todos los días”, señaló Ramón.

Objetivos claros
Una de las razones por las que comenzaron a abrir el juego e invitar al que quiera sumarse fue para sacar a los chicos de la calle y de ciertas costumbres de estas épocas. “Los chicos ahora están muy metidos con el celular, la computadora, la tablet y no hacen nada relacionado con lo físico”, señaló Ramón sobre un problema creciente entre la población más joven: el sedentarismo.

De hecho, le sucede que se encuentra con chicos que se entrenan o hacen actividad física por primera vez en su vida. “Yo tengo 38 años y me acuerdo que de chiquitos corríamos y hacíamos de todo. Ahora tenemos a chicos de 14 y 15 años que es la primera vez en su vida que hacen actividad física”, remarcó.

Entonces la idea principal de esta convocatoria, a nada más simple que entrenarse y correr, fue “para que los chicos tengan un lugar adonde poder ir a entrenar al aire libre. Que tengan gente que los pueda dirigir, motivar, que les enseñen cómo entrenarse, que les den una rutina y que los motive cuando se alejan”, indicó Rubén, quien señaló que ante el primero que deja de concurrir al entrenamiento le escriben mensajes y lo buscan. “Tratamos de seguir a cada uno de los chicos que pertenece al grupo para que no dejen. Que estén con nosotros porque ocupan una hora u hora y media para dedicarse a la actividad física que es lo mejor que pueden hacer”, insistió Ramón.

La competencia
Además de correr y entrenarse, tanto Ramón como Maikol intentan que los chicos participen en todas las competencias posibles porque “la idea es que se entusiasmen. Porque si entrenan pero no compiten no pueden sentir la superación o darle valor al entrenamiento. Porque es en la competencia donde valoran el progreso que tuvieron”, sostuvo Ramón.

Entonces se entrenan para maratón, media maratón y un grupo de chicos lo hace en la disciplina de atletismo. “Maikol entrena a chicos menores de 17 años para que participen de los Juegos Evita, ahora clasificaron a la zona provincial en disciplinas como velocidad de 100 a 300 metros. Son chicos que se entrenan para la competencia”, cerró Ramón.

Dejá tu Comentario !