Amazonas en peligro

Brasil reportó un récord de 72.843 incendios en lo que va de 2019. Esto significa un aumento del 80% respecto al año pasado. Más de 9.000 de esos incendios se han detectado en la última semana.

Las llamas son tan grandes que el humo se puede ver desde el espacio y los expertos afirman que los incendios podrían tener importantes consecuencias climáticas.

Todavía no está definida la magnitud de los incendios, pero se sabe que se extienden a lo largo de varios estados amazónicos en el noroeste de Brasil. El 11 de agosto, la NASA mencionó que los fenómenos eran lo suficientemente grandes como para observarse desde el espacio.

Las selvas tropicales de la Amazonía en Brasil están ardiendo a la tasa más alta desde que el centro de investigación espacial del país comenzó con su seguimiento en 2013.

Hasta el 20 de agosto, el Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) reportó un total de 72.843 incendios en Brasil, lo que representa un aumento de más del 80% en comparación con el mismo período de 2018.

Del total, el 52,5% se ubicaba en la región amazónica.

Más de dos tercios de la Amazonía se encuentran en Brasil y los grupos ambientalistas culpan al gobierno del presidente Jair Bolsonaro por el aumento de la deforestación porque, dicen, ha relajado los controles en el país. Hace solo unas semanas, el jefe del Inpe fue despedido después de una discusión con Bolsonaro sobre los datos de deforestación.

Al Amazonas se le conoce como los pulmones del planeta, ya que produce el 20 por ciento del oxígeno en la atmósfera terrestre. Se le considera vital en los esfuerzos actuales para frenar el calentamiento global y también alberga innumerables especies de flora y fauna.

La selva amazónica también desempeña un importante papel en la regulación del clima mundial, en la producción de agua dulce y en laconservación de especies de plantas que aún no han sido descubiertas por la ciencia y podrían tener beneficios en la medicina. Su desaparición no sólo amenaza, pues, a las miles de especies de plantas y animales y a los cientos de comunidades indígenas que habitan allí, sino que también tiene consecuencias a nivel mundial.

La importancia de la selva amazónica también radica en garantizar la estabilidad del clima mundial. Sus bosques tropicales y regiones boscosas (por ejemplo, las sabanas) regulan las lluvias y mantienen el ciclo del agua. Los árboles de la Amazonia intercambian grandes cantidades de agua y energía con la atmósfera. El agua liberada por las plantas asciende hacia la atmósfera mediante la evaporación y transpiración de las plantas y, posteriormente, fluye por el aire a diversas partes de América.

Dejá tu Comentario !