A un año del hecho, recordarán a Prisila Medina que falleció al caer sobre su cabeza la rama desprendida de un árbol

POSADAS. La niña de 11 años, Prisila, fallecida hace casi una año, y a consecuencia de un golpe que recibió al desprenderse la rama de un árbol durante un temporal, en el Club Judicial, será recordada por sus  familiares con una misa ofrecida  este sábado 29, en la “Capilla Stella Maris”. La familia se vio afectada por el hecho ocurrido en el lugar, y desde donde no tuvieron contención tras el siniestro,  tanto que hasta el  día de hoy “ni siquiera les preguntaron por la situación vivida allí”.   Es así que han anunciado a Candelaria Online la decisión de presentar el caso ante la Justicia, y pidiendo que la causa se enmarque en el delito de abandono de persona.

Eran cerca de las 15.30 del día 1º de octubre del año pasado, cuando un temporal de lluvia y fuertes vientos se hizo sentir con fuerza en distintas localidades del sur y centro misionero.  Había dejado casas sin techo, destrozos y además se cobró una víctima fatal: la de la niña Prisila Medina. 

Ella era la mayor de tres hermanos, los otros llamados Umma y Franco, y vivía con su familia en la chacra 103 del barrio Yacyretá. Cursaba el 6 to grado en la Escuela Normal mixta, y “estaba a tan solo 14 días de cumplir sus 12 añitos”, recuerda la madre.

Un daño sin reparar

Ese primer día de octubre, el fenómeno meteorológico dejó cuantiosos daños materiales en toda la ciudad y gran parte de la provincia. Daños que  luego fueron reparados; pero no el que se produjo en el Club Judicial donde la tempestad se llevó una vida: la de una niña de tan solo 11 años.

La crónica de entonces refiere que ella jugaba junto a otros chicos, en el club, y  bajo los fuertes vientos ya  iniciada la tormenta,  cuando en un momento determinado, una rama desprendida de un árbol le cayó sobre la cabeza.

Tras el llamado a urgencias, una comisión policial intervino y se trasladó hasta el lugar donde  constató que Priscila Medina (11) estaba gravemente herida. A consecuencia del golpe, la niña quedó inconsciente y fue  trasladada inmediatamente al hospital Favaloro desde donde fue derivada al Hospital de Pediatría. Minutos después se produjo su deceso a raíz de la gravísima lesión sufrida en la cabeza.

En Posadas y alrededor de las 14 horas de ese día, la Oficina de Prevención ante Desastres Naturales (Opad), daba cuenta que  las ráfagas alcanzaron los 100 kilómetros por hora en el centro y los 78km/h en otras zonas más alejadas como Itaembé Miní.

Dejá tu Comentario !