Luego de la contundente derrota en las Primarias del 11 de agosto, Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en la que intentó enviar un mensaje de optimismo de cara a las generales de octubre y apuntó contra el kirchnerismo por la respuesta de los mercados de hoy.

«Estamos convencidos de que tenemos muchas cosas para proponer todavía. La elección de octubre va a ser una buena oportunidad para demostrar que el cambio continúa», afirmó.

Y agregó: «Esta elección es un mensaje y nosotros lo escuchamos. Hay bronca acumulada de todo el proceso económico muy duro que atravesamos. Lo entendemos y estamos acá para seguir trabajando».

Sobre lo sucedido con el dólar, las acciones y los bonos, el Presidente manifestó: «Hoy hemos tenido un día muy malo. Las cosas no van a mejorar. El problema mayor que tenemos hoy los argentinos es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad».

«Hay un problema grave entre el kirchnerismo y el mundo. No les confían en lo que quieren hacer otra vez. Tienen que demostrar que van a hacer algo distinto a lo que hicieron antes», completó el mandatario.

A su turno, Miguel Ángel Pichetto, también presente, se mostró en sintonía y sostuvo: «El Presidente está en control, esto no terminó». 

Tras los resultados de las PASO, distintos funcionarios estuvieron desde temprano en la sede gubernamental, entre ellos el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, quienes se reunieron esta mañana con el jefe de Gabinete, Marcos Peña.
También estuvieron el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y el candidato de vicepresidente en la fórmula presidencial, Miguel Pichetto, quien podría compartir la conferencia con el jefe del Estado.
El Presidente llegó a la Casa Rosada antes de las 9, tras la derrota de ayer en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).

El presidente obtuvo 32,34% de los votos frente a los 47,36 del candidato peronista Alberto Fernández.