Una vez más, la presión social da sus frutos.

*Por Brisa del Carmen, periodista de 90.7 – Fm Nativa. Una columna que pretende hallar respuestas a las preguntas de cada momento y en cada situación.

A contramano de lo anunciado a fines de 2017 y gracias a la presión social, la gobernación de María Eugenia Vidal dio marcha atrás con el cierre de los bachilleratos para adultos en toda la provincia de Buenos Aires.

Al respecto, el Secretario General de ATE Oscar “Colo” de Isasi, afirmó que “la continuidad de los bachilleratos para adultos y el anuncio que se formalizó en la reunión, es un claro triunfo de los trabajadores de la educación, de las organizaciones sindicales y de la comunidad en general”.

De igual modo sucedió con el cierre de las escuelas rurales o de las ocho escuelas del Delta, con las que Vidal tuvo que dar marcha atrás con lo planificado, en el marco de un gran recorte que consideró a la educación “otro gasto para el Estado”.

En la provincia de Misiones, comunidades educativas, también están cuestionando el “cierre encubierto” de escuelas técnicas, que fue dispuesto por el Ministerio de Educación.

Al respecto de esta situación, desde la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), Carlos Castro, dijo: “nos extrañó que el comunicado fuera anunciado por el Gobierno Educativo un día domingo; fue contradictorio. Hablaban de 40 escuelas técnicas y 14 institutos de enseñanzas agropecuarias, cuando hay 54 EPET y 17 institutos, hoy 17 que no tienen una continuidad asegurada”.

Cabe recordar que ya cerró sus puertas la EPET43 de Oberá, la única oferta de técnico-químico de la provincia. Como misioneros, es nuestro deber reclamar para que de la misma manera como sucedió en la capital del país, se frene el cierre de nuestras escuelas técnicas.

Dejá tu Comentario !