Una mujer, víctima de violencia de género, denunció que llamó a la Policía pero no fue asistida por la fuerza

CANDELARIA. Vanesa (20) dijo vivir hoy una situación de violencia doméstica, y contó a Candelaria Online que llamó cuatro veces a la comisaría local pero que nunca fue atendida. “Casi me pega mi marido que vino empedo, y hacen tanto pamento que si tenés algún problema o sufrís violencia de género llame a la policía, pero nunca aparecen o atienden; acaso  esperan que uno se muera para hacer algo”, lamentó la mujer. También nos dijo “quiero que se enteren que hoy no hicieron nada nada por mí, y mañana voy a Posadas a hacer la denuncia”.

Un día de domingo, como tantos otros que en general se pasa en familia, pero hoy Vanesa estuvo sola con sus pequeñas hijas, en su vivienda del barrio San Jorge. Nos contó que su marido, Julio (23),  se levantó temprano para ir a jugar la pelota y a eso de las 19:00hs apareció borracho. “Me empieza a gritar y le digo no grites que le asustas a mi hija y me empieza a empujar contra la puerta; entonces le digo a mis nenas salgan para afuera,  y él no le deja, después yo entro y trato de sacar mi celu y me sigue gritando”, nos relató angustiada. También dijo que era la primera vez que le ocurría un hecho como éste.

No sigue relatando que pudo salir de la casa, a pesar de que su marido la encerró poniendo tranca en la puerta, y llama a la Policía. Fue atendida por una mujer, a eso de las 20:05 hs, a la que le narra lo ocurrido, y ésta  le informa que el personal ya estaba saliendo para su casa.

“Y no aparecieron… y mi marido le agarra a una de mis nenas y sale corriendo. Yo con mis dos nenas salgo atrás de ellos y no le encuentro;  les vuelvo a llamar  (Policía) y me dicen que fueron, y no es así porque ahí hay sólo  una entrada por esa calle, y yo venía caminando y no los crucé”, nos expresó Vanesa.

Pero la odisea no termina allí, de acuerdo a su relato, ya que en eso regresa su marido, y en estado desesperante, insiste con la llamada a la Policía pero ya a los gritos. “Me atiende un hombre y me dice  qué paso,  y  ya vamos,  riéndose, porque se le escucha por teléfono… y hasta ahora no aparece”. Eran ya las 21.30 de este domingo.

No sabiendo qué hacer, dado que se encuentra sola con sus pequeñas, se comunicó con este medio para narrarnos su situación. Agregó que tuvo que molestar a un vecino para que la ayude, ya que no cuenta con la ayuda de nadie.

Dejá tu Comentario !