PAyS. Denuncian indiferencia del Municipio de Oberá con 200 familias de un barrio que viven sin servicios básicos

OBERÁ. Los habitantes de los sectores vulnerables de esta ciudad, cada vez se sienten más afectados por la crisis socio económica que incide especialmente en la falta de viviendas populares y servicios básicos.Es el caso del barrio Nuevo, donde viven unas 200 familias que carecen de agua potable, energía eléctrica -por lo que se ven obligados a engancharse a los cables que conforman una telaraña-, y corren peligro por estas conexiones precarias que surcan todo el barrio.A raíz de esta problemática, el bloque del Diputados del PAyS presentó un Proyecto de Comunicación solicitando que el Municipio de Oberá, arbitre las medidas necesarias para gestionar la instalación de redes y servicios de agua y energía eléctrica en las viviendas del barrio Nuevo.

“Vivir acá es estar en riesgo permanente. No tenemos luz ni agua buena; la asistencia de la municipalidad aparece una vez por semana; pero nonos alcanza para las más de 200 familias que habitamos el barrio. El problema de la luz es lo más preocupante porque como se suele decir, “está todo atado con alambres y vivimos enganchados”, dice uno de los vecinos.

Uno de los vecinos, Adrián Cherunga cuenta con mucha preocupación, en una reunión que las tuvieron las familias con el diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social), la situación que padecen todos.

“Vivir acá es estar en riesgo permanente. No tenemos luz ni agua buena; la asistencia de la municipalidad aparece una vez por semana; pero nonos alcanza para las más de 200 familias que habitamos el barrio. El problema de la luz es lo más preocupante porque como se suele decir, “está todo atado con alambres y vivimos enganchados”. Tenemos un foco de bajo consumo y ni hablar de pensar en una heladera o televisión. Cada vez que le explicamos lo que nos preocupa a los empleados de la Municipalidad, nos dicen que está en resolución, pero que llevará varios años para que se resuelva esto y es mucho tiempo, que no tenemos”, se queja Adrián.

Tareferos sin trabajo

Al tratarse de tierras fiscales no pueden hacer caminos, ni las conexiones de agua y energía eléctrica. Las autoridades municipales alegan que deben esperar diez años para que haya una resolución. Pero para esa barriada empobrecida y con muchos niños y niñas, ese tiempo es una eternidad. La familia de Adrián Cherunga se compone de cinco integrantes. Él es tarefero y sobreviven en una casa de tres por tres metros y grandes necesidades.

Viviendas precarias en el Barrio Nuevo de Oberá.
Su queja hacia la comuna es la misma que la del resto: “Ellos no nos resuelven nada. Ni lo básico como los alimentos ni cuestiones más permanentes como los servicios básicos.

En ningún momento recorrieron el barrio como estos. Nos acercamos al municipio para pedir maderas para agrandar la casa y chapas para el techo, pero la respuesta siempre es negativa, nos dicen que no tienen fondos para cubrir esos gastos. Es muy difícil la situación, y estamos pasando muy mal”.

Cuentan que en varias oportunidades llegaron hasta el intendente Carlos Fernández (FR), pero “lo notamos insensible a nuestros problemas. Su personal ni siquiera se toma el trabajo de hacer un censo para conocer las necesidades reales. Queremos expresar, ahora que un diputado como Martín Sereno llegó hasta el barrio, que acá vivimos familias que necesitan ayuda, con ancianos y muchos chicos, hijos de tareferos que en tiempo en que no hay cosecha, no tenemos trabajo, y pedimos asistencia de la que sea.

Esperamos que esto llegue a quien nos pueda ofrecer algunas respuestas, el municipio, la provincia o la nación para puedan conocer y solucionen estos padecimientos”, reiteraron los vecinos.

Situación desoladora

Con respecto a la atención en la salud, en el barrio Nuevo hay una sala que está próxima; pero no hay profesionales porque pertenecían al Programa Médicos Comunitarios que el Gobierno nacional dio de baja. “Están en esa problemática nacional de los médicos que no cobran, y por eso no hay asistencia médica, ni vacunación ni nada”, dicen.

Las y los jefes de familia califican como “desoladora” a la situación que viven. “Necesitamos solución, no podemos esperar 10 años, es imposible vivir sin un terreno seguro, ni luz, ni agua. Al margen de que muchas familias que por ejemplo son de diez integrantes, en su mayoría niños, no tienen para comer, y tampoco en el barrio hay un comedor comunitario, ni merenderos. Es terrible, niños con hambre con padres que no tienen trabajo”, enfatiza el hombre con gran angustia.

“El intendente es médico y debería proteger a los niños”

En el mismo sentido se explayó Julio Rivero, otro vecino del barrio Nuevo, poblado con muchas viviendas, algunas todavía a medio construir, y otras ya terminadas. Con familias que llevan dos o tres años viviendo en el lugar y todavía sin luz, ni agua, enganchados a los cables en una maraña que ya provocó más de cortocircuito, con quemaduras de aparatos eléctricos y peligro de incendio. Todo sin que hasta ahora encuentran alguna respuesta.

“En mi casa somos 13 personas, y hasta ahora no tenemos ni pilar para la luz, ni el agua potable. Nos arreglamos con un tanque que nos trae la Municipalidad una vez por semana; pedimos una canilla o un tanque público pero todavía no hay nada”, lamenta Julio.

En su familia abundan más niños que adultos, y entre tantos se les complica la falta del vital elemento. La solución que encontraron es engancharse a una manguera que les cobra 700 pesos por mes, y como son muchas viviendas, apenas pueden llenar un par de baldes.

“Necesitamos la luz y el agua. Hace dos años vino el intendente y vio como vivimos. El es médico, y debería proteger la salud de tantos chicos. Sin embargo sólo nos dijo que iba a tratar de solucionar porque al ser una tierra judicializada, no es fácil; pero no es la respuesta que esperábamos del doctor Fernández, una vergüenza”, remarcó otro de los vecinos.

Diputados requieren agua, luz y servicio de transporte

A raíz de esta problemática, el bloque del Diputados del PAyS presentó un Proyecto de Comunicación solicitando que el Municipio de Oberá, arbitre las medidas necesarias para gestionar la instalación de redes y servicios de agua y energía eléctrica en las viviendas del barrio Nuevo.

El diputado Sereno (PAyS) visitó a los vecinos.
El legislador, Martín Sereno, autor dela iniciativa, recordó que desde hace un tiempo las familias realizan acciones para lograr que el Estado gestione la provisión de agua y luz eléctrica para las viviendas, sin lograr que los mismos se concreten hasta la fecha.

Este servicio es suministrado “a través de medidores comunitarios y cableados precarios improvisados por los mismos vecinos, lo que genera sobrecarga y una inseguridad obvia debido a conexiones no aptas para ese fin, sumado a que los vecinos no tendrían que manipular dichas instalaciones;, pero tampoco verse obligados a privarse de contar con dicho servicio”.

Sereno agregó que mientras que el agua que utilizan los vecinos, la tomen del arroyo que se encuentra cercano al barrio, “obviamente el agua no cuenta con medidas necesarias que aseguren que sea apta para consumo, como para su utilización en otras tareas cotidianas”.

Los vecinos también expresan que muchas veces se sienten aislados de la ciudad y de los puntos de comercio, de gestiones, bancos, escuelas, etc. ya que existe solo una línea de transporte urbano que frecuenta el barrio tres veces al día.

“Entendemos que las demandas son muchas; pero es primordial dinamizar las gestiones para la provisión de agua potable para consumo mediante una red adecuada, y también la instalación de una red apta y segura para la provisión de energía eléctrica es urgente a fin de evitar conexiones precarias y su consecuente inseguridad.

Consideramos que estos requerimientos básicos asegurar derechos básicos para los ciudadanos que habitan el barrio Nuevo, para que vivan dignamente y puedan desarrollar sus capacidades humanas de manera íntegra”, destacó, Sereno.

Dejá tu Comentario !