10 de septiembre: Día Mundial de la Prevención de las conductas Suicidas

POSADAS. El lunes 10 de septiembre es el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, y en Posadas a las 9 horas en la Plaza 9 de Julio se realizará un jornada de Concientización sobre la temática con referentes de la Fundación Defender la Vida, de la Iglesia Católica, de Iglesias Cristianas, de la Direcciones de Salud Mental y Gerontología del Ministerio de Salud Pública.

El intento de suicidio se asocia generalmente a un acto individual con un propósito claro. Pero hoy sabemos que responde a causas múltiples y complejas. Es un tema de salud que requiere un abordaje comunitario y corresponsable.

El 90% de los suicidios se vincula con problemas mentales, especialmente depresión y abuso de sustancias; sin embargo, resulta de factores complejos y es más probable en situaciones de crisis socioeconómica, familiar o individual. Fracaso en los estudios y problemas de castigos o abuso sexual, sobre todo en chicos y adolescentes. Entre estas últimas figuran la pérdida de un amigo íntimo o de un familiar, vivir solo, la pérdida del trabajo o problemas en este contexto, entre otras.

Entre los factores de riesgos asociados con la salud y con la sociedad en general aparecen las dificultades para obtener acceso a la atención de salud y recibir la asistencia necesaria, la fácil disponibilidad de los medios utilizables para suicidarse, el sensacionalismo de los medios de difusión en lo concerniente a los suicidios, que aumenta el riesgo de imitación de actos suicidas, y la estigmatización de quienes buscan ayuda por comportamientos suicidas o por problemas de salud mental y de consumo de sustancias psicoactivas.

Entre los riesgos vinculados con la comunidad están las guerras y desastres, el estrés ocasionado por la aculturación (como entre pueblos indígenas o personas desplazadas), la discriminación, un sentido de aislamiento, el abuso, la violencia y las relaciones conflictivas. Y entre los factores de riesgo a nivel individual cabe mencionar intentos de suicidio previos, trastornos mentales, consumo nocivo de alcohol, pérdidas financieras, dolores crónicos y antecedentes familiares de suicidio.

La Organización Mundial de la salud propone tres clases estrategias para contra restar estos factores de riesgos. Las de prevención “universal”, diseñadas para llegar a toda una población, pueden procurar aumentar el acceso a la atención de salud, promover la salud mental, reducir el consumo nocivo de alcohol, limitar el acceso a los medios utilizables para suicidarse o promover una información responsable por parte de los medios de difusión. Las estrategias de prevención “selectivas” se dirigen a grupos vulnerables, como los de quienes han padecido traumas o abuso, los afectados por conflictos desastres, los refugiados y migrantes y los familiares de suicidas, mediante “guardianes” adiestrados que ayudan a las personas vulnerables y mediante servicios de ayuda como los prestados por líneas telefónicas.

Las estrategias “indicadas” se dirigen a personas vulnerables específicas mediante el apoyo de la comunidad, el seguimiento a quienes salen de los establecimientos de salud, la capacitación del personal de salud y una mejor identificación y manejo de los trastornos mentales y por uso de sustancias. La prevención también puede desarrollarse fortaleciendo los factores protectores, como relaciones personales sólidas, un sistema personal de creencias y estrategias de afrontamiento positivas.

ALGUNAS SEÑALES QUE PUEDEN SERVIR DE ALARMA

-Ideas negativas persistentes.

-Llanto inconsolable.

-Desesperanza.

-Sentimientos de debilidad, soledad y/o fracaso.

-Dificultades para dormir y comer.

-Depresión.

-Desinterés y/o desmotivación.

-Aislamiento y retraimiento.

CÓMO AYUDAR Y DÓNDE RECURRIR

-Ser receptivo y humanitario.

-Estar atento a los cambios en las conductas de las personas

-Escuelas.

-Mostrar interés y apoyo.

-Familias y afectos.

-Privilegiar la escuela.

-Amigos.

-Contener.

-Comunidades.

-Entender al otro como un sujeto de derecho.

-Clubes.

-Brindar información oportuna y adecuada.

-Iglesias.

-Hospitales generales.

-Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

-Centros Integradores Comunitarios (CICs).

-Centros de promoción psicosocial.

-Organizaciones sociales y territoriales.

(Fuente: SM)

Dejá tu Comentario !